MASCARILLAS

Ningún procedimiento cosmético la supera en rapidez y eficacia. La principal característica de la mascarilla es que trabaja a dos niveles: en la capa superficial de la piel, en la que tiene un efecto instantáneo, notorio tanto a la vista como al tacto, y en las capas profundas donde van acumulándose los resultados mediante aplicaciones regulares.

 Descubre todos los secretos de las mascarillas:

-Siempre se aplican sobre la piel limpia y duplican su eficacia si se permanece en reposo durante el tiempo de exposición que, salvo excepciones, oscila entre 3 a los 10 minutos.

-La gran mayoría actúa al mismo tiempo como mínimo en dos frentes: purifican y revitalizan, hidratan y calman, reafirman y alisan, todo de forma simultánea. Incluso pueden llegar a ser más polifacéticas y asumir alguna otra función como la de iluminar los cutis apagados o relajar los rasgos crispados.

Clasificación de tipos de mascarillas:

-Purificante/Exfoliante/Revitalizante:

¿Para quiénes? A todas las edades en pieles mixtas o grasas. Para controlar la grasa de la zona T (frente, nariz y mentón).

¿Que hacen? Limpiar en profundidad, donde no llega el desmaquillante diario. Regulariza el exceso de producción de sebo, elimina los puntos negros y cierra los poros dilatados. Sus ingredientes a base de plantas astringentes, bentonitas, arcillas o polvos de caolín, entre otros, absorben las impurezas dejando la piel afinada, suave y luminosa.

¿Con qué frecuencia? Aplicar como mínimo una vez a la semana. En épocas de acumulación de residuos, como cremas solares o autobronceadores, doblar el uso.

Consejo: Mejor retirarlas con esponja húmeda y aclarar la tez después. Aplicar después una emulsión ligera para formar un manto hidrolipídico que reconforte a la piel.

-Hidratante/Regenerante/Calmante :

¿Para quiénes? Especialmente indicada para las pieles secas o maduras con sensación de tirantez o irritación, pero debe administrarse de forma universal, lo único que varía será la frecuencia.

¿Qué hacen? Dejan la piel jugosa y rellena. Muy cremosas para extender fácilmente en capa gruesa. Posteriormente queda un filme protector que impide la evaporación del agua. La piel queda suave y las arrugas se atenúan.

¿Con qué frecuencia? 2-3 veces a la semana para pieles secas y maduras, Una vez para jóvenes y pieles normales y una vez cada dos semanas para las pieles mixtas/grasas.

Consejo: Una vez retirado el exceso de producto con un kleenex (nunca con agua) puede realizarse un masaje para que no queden restos.

-Reafirmante/Alisante/Estimulante :

¿Para quiénes? Cutis maduros o fatigados con falta de tono y arrugas/surcos marcados.

¿Qué hacen? Reestructura, nutre e hidrata. Rellenan la piel con ingredientes nutritivos e hidratantes que alisan e iluminan. A partir de los 25 se indican como tratamiento preventivo anti-edad, desde los 40 años son obligatorias. Al dejar una película invisible tensora, estira ligeramente los rasgos, de esa forma reafirman borrando el cansancio.

¿Con que frecuencia? Una vez a la semana. En momentos especiales como tratamiento puntual. En cambios de estación al menos dos veces a la semana y siempre que se atraviese situaciones estresantes.

Consejo: Conviene siempre realizar previamente una exfoliación. No aplicar nunca en el contorno de los ojos. Puede retirarse con un algodón empapado en tónico.

Como siempre en Salvia te aconsejaremos la que mejor se adapte a tu tipo de piel, te esperamos!

Leave Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

clear formSubmit